Patrimonio Mundial de la UNESCO la catedral de Santa María de Hildesheim

Visitar la catedral de Santa María de Hildesheim es explorar los orígenes de esta ciudad y sus obispados. Aquí se pueden encontrar las huellas de 1200 años de historia, como las leyendas que rodean al lugar en el que se edificó la catedral en el sentido más auténtico.

SIGUIENDO LAS HUELLAS DE LOS OBISPOS

Al parecer, fue un rosal lo que llevó al emperador Ludovico Pío a erigir una primera capilla en este lugar en torno al año 815. Cuenta la leyenda que no fue posible arrancar del arbusto el relicario de la Virgen que Ludovico colgó de una rama, lo que él interpretó como una señal divina de que debía fundar aquí su nuevo obispado. Hasta hoy, el rosal sigue floreciendo en primavera y adornando el muro exterior del ábside de la catedral con sus flores color rosa pálido.

Más de 1200 años conformaron la historia de la catedral, que fue sede episcopal desde sus inicios: sus dimensiones y diseño fueron variando con los siglos, albergando además un tesoro artístico cada vez más diverso y rico. La catedral quedó destruida en dos ocasiones. Un incendio en el siglo XI y los bombardeos de finales de la segunda guerra mundial la arrasaron prácticamente hasta los cimientos. En cambio, su valioso tesoro no sufrió daños porque se había retirado y guardado. El edificio fue reconstruido en estilo románico. En 1985, la Unesco incluyó la catedral, junto con su tesoro y la iglesia de San Miguel, en la lista del patrimonio mundial.

IMPRESIONES

  • La pila bautismal

    La pila bautismal tardorrománica de bronce procede probablemente de un taller de Hildesheim y data de alrededor de 1226. Se cree que su donador fue Wilbrand von Oldenburg-Wildeshausen, párroco de la catedral de Hildesheim. Esta imponente obra fundida en bronce tiene 1,70 metros de altura y 96 centímetros de diámetro. Su expresiva imaginería visual decorativa apunta a elementos estilísticos góticos.

  • Candelabro de Hezilo (1/2)

    Este candelabro de araña románico donado por el obispo Hezilo en 1061 sorprende por su tamaño y diseño: tiene seis metros de diámetro. El cobre dorado hace brillar esta elaborada obra de orfebrería a la luz de las luminarias. Las inscripciones latinas transmiten mensajes que permiten identificar a este candelabro de rueda como símbolo de la Jerusalén celeste: los muros de la ciudad con doce torres, con sus doce puertas abiertas, y almenas que albergan 72 velas.

  • Candelabro de Hezilo (2/2)

    El candelabro de araña de Hezilo es el más grande y antiguo de un total de cuatro candelabros de araña medievales conservados (el candelabro de Azelin o Thietmar de la catedral de Hildesheim, el candelabro de Barbarroja de la catedral de Aquisgrán y el candelabro de Hartwig de la iglesia monacal de Comburgo). Este candelabro estuvo colgado en la nave hasta que la catedral fue destruida en 1945 y, una vez reconstruida, ocupó un lugar sobre el altar mayor. Fue objeto de una compleja restauración entre 2002 y 2007, y en 2014 regresó a su ubicación original en la nave.

  • Candelabro de Thietmar

    El candelabro de araña de Azelin o Thietmar es uno de los cuatro candelabros de araña medievales conservados (el candelabro de Hezilo de la catedral de Hildesheim, el candelabro de Barbarroja de la catedral de Aquisgrán y el candelabro de Hartwig de la iglesia monacal de Comburgo).

  • Tintero Madonna

    La estatua mariana denominada «Tintero Madonna» es la patrona de la catedral de Hildesheim. Fue tallada en madera de roble con forma gótica de S por un escultor desconocido de Baja Sajonia alrededor de 1430. Madre e hijo miran hacia el observador con rostro delicado. Su imponente tamaño de 1,80 metros de altura y su estilo representativo poco habitual impresionan tanto a visitantes como a especialistas. María sostiene en el brazo izquierdo a su hijo, pluma y papel en mano, mientras le acerca un tintero con la mano derecha.

  • Puertas de Bernward

    En 1015, el obispo Bernward encargó las dos hojas de esta puerta de 4,72 metros de altura para la entrada oeste de la catedral. Recibieron el nombre de su donador y ocupan un lugar especial entre las puertas medievales: se encuentran entre las más altas de la época. Por primera vez desde la Antigüedad, una puerta vuelve a mostrar un impresionante conjunto de imágenes en relieve. Cada una de las hojas fue fundida de una pieza en bronce.

  • Cripta

    El diseño de la cripta se remonta al momento de la construcción de la catedral durante el obispado de Hezilo, en torno a 1061. Hezilo mandó conectarla con una cripta circular anterior para crear un gran espacio de tres naves, antes reservado al altar de María. Debajo de la cripta, en su lado oriental, se encontraron restos de la primera capilla de Santa María de Ludovico Pío durante las obras de renovación. En el lado oeste de la cripta está el relicario del obispo Gotardo, fallecido en 1083.

    En torno a 1770, la cripta fue remodelada en estilo barroco, siendo modificada a finales del siglo XIX para devolverle su carácter románico original. Tras la reconstrucción de 1960, fue utilizada como capilla del Sacramento. Con la renovación, los antiguos accesos de la parte delantera del altar mayor se dejaron nuevamente expuestos.

  • Rosal

    Cuenta la leyenda que el rosal lleva casi 1200 años adornando la catedral de Santa María. Cada año, de finales de mayo a principios de junio, envuelve el ábside exterior en un mar de flores de color rosa pálido. La leyenda de la fundación del obispado está asociada a este rosal de 1000 años: en 815, el emperador Ludovico Pío dejó colgado de la rama de un árbol un valioso relicario de la Virgen. Cuando se percató de la pérdida y quiso recuperarlo, no pudo soltarlo de la rama. Ludovico interpretó esto como una señal divina y mandó construir aquí la capilla de Santa María, lugar que decidió sería el de la nueva sede episcopal.

  • Capilla de Steinberg

    La capilla de Steinberg, construida en 1405 y ubicada en el lado izquierdo del paraíso del norte, recibió el nombre de su donador, Lippold von Steinberg (ca. 1325-1415). Los restos de pinturas murales, probablemente de los patronos de la catedral y de santos, así como algunas inscripciones conservadas, demuestran que esta capilla fue originalmente consagrada a la patrona de la catedral. Como canónigo y administrador del cabildo de la catedral, Lippold von Steinberg contribuyó de forma considerable a la ampliación y dotación de la misma en el siglo XV.

FOTOGRAFÍAS Y GRABACIONES EN LA IGLESIA

Como propietarios y anfitriones de la iglesia, nos reservamos el derecho de supeditar la realización de fotografías y grabaciones a la obtención de nuestra autorización expresa por escrito. Si no dispone de esta autorización especial, podrá sacar fotografías y grabar vídeos con fines privados con tal de que se limite a utilizar únicamente el flash que incorpora su cámara y renuncie al uso de un trípode.

Solo se pueden colgar fotos y vídeos de la iglesia en internet con fines privados (como una página web propia). En principio, no está permitido subir fotos y vídeos a bancos de datos de imágenes ni en agencias de stock. Queda prohibido ceder los derechos de autor y uso de las fotos y los vídeos a terceros y, en especial, también otorgar licencias Creative Commons sobre los mismos o subirlos a wikis.

En caso de que deseara hacer fotografías o grabaciones con fines comerciales, culturales o científicos, diríjase por escrito al consejo parroquial explicando brevemente su intención. A continuación estudiaremos su solicitud y seremos lo más generosos posible.

Información y horario de apertura

Hildesheimer Dom

Domhof, 31134 Hildesheim
Tel. 05121-307-770

www.dom-hildesheim.de

Mariendom

De lunes a viernes de 10:00 a 18:00 horas

Sábados de 10:00 a 16:30 horas

Domingos de 12:00 a 17:30 horas

Domfoyer

De lunes a domingos de 10:00 a 18:00 horas

Cómo llegar

Contacto y persona de contacto

Dr. Petra Meschede
Relaciones públicas

info@welterbe-niedersachse.de
Copyright 2020